En la naturaleza podemos encontrar nuestra propia naturaleza


descarga (15).jpg

Y de repente me volví como un niño, me miré en sus ojos y viendo el reflejo me di cuenta que el y yo somos lo mismo, no hay defectos, sólo perfección. El niño grita, llora, siente, no piensa en ello sólo lo hace. Todo es parte de su naturaleza. Será que debemos hacernos niños de nuevo?

De repente me vi como como una planta, ella crece y crece sin pedirle permiso a nadie, brota sus frutos y se secan sus hojas, sólo es y nada más. No sufre por ello.


Comments 0