7 historias sobre alimentos / #3 La camaleónica empanada


20292629_1485450784832121_8191788384787403484_n-360x180.jpg
Imagen de Cocina y Comparte

Para mí es imposible no asociar a las empanadas con la cantina de la escuela, solían ser más baratas que una arepa y lo suficientemente rápidas de comer para ir luego a jugar durante el recreo. Aquí en Venezuela las empanadas son medialunas hechas con masa de harina de maíz cuyo relleno puede variar desde carne molida o mechada hasta queso blanco, caraotas (frijoles negros), camarones y mis favoritas las de cazón, lo importante es que estas deben ser cocinadas en un baño de aceite irviendo, vamos mientras más grasa aceitosa chorreen las empanadas más sabrosas son así que sí eres amante de la vida sana esto no es para ti.

Si bien literalmente la palabra empanada se refiere a algo envuelto en pan, en el mundo hispanohablante es un alimento en donde una masa generalmente de trigo o maíz rodea un guiso hecho con proteína animal (carne, pescado o pollo) o vegetal (frijoles, lentejas, incluso soya). Generalmente las empanadas son cocinadas fritas o al horno (en el mundo asiático se hacen al vapor), sea como sea todas son una delicia.

La empanada definitivamente es uno de esos alimentos que trascienden las culturas e incluso civilizaciones: al continente americano llegó de la mano de los españoles que a su vez la adoptaron del mundo árabe musulmán, estos de los antiguos griegos quienes asumieron este alimento copiándolo de la cultura persa. Independientemente de su origen hoy en día cada cultura en el mundo hace alarde de algún platillo envuelto en alguna masa cuyo nombre varían desde pastelito, filo, calzone o domplin, al final todas entran en la categoría empanada.

La empanada por su características es ideal para transportarla, es un alimento pensado en las tropas de la antigüedad las que debían comer algo rápido y listo antes de la batalla. Hoy en día está muy ligada a la velocidad de la vida moderna, especialmente entre las clases humildes y trabajadoras que requieren un alimento rápido y nutritivo pero a bajo precio para afrontar las duras jornadas laborales. Por lo que se puede ver, la empanada es una la percusora de lis llamados "fast foods".

Independientemente de su tamaño, origen o forma la empanada es un alimento arraigado en la vida cotidiana de todos los tiempos y merece su consideración como patrimonio gastronómico de la humanidad. Sea del relleno que sea ¡que tenga buen provecho!

Carlos D. Pérez Guerrero / @waraira777


Comments 0