Server sync... Block time in database: 1611869268, server time: 1653316875, offset: 41447607

Cuentos de Vianka Kyteler | Huída del hospital psiquiátrico


Una luz proyectaba su cuerpo reflejándolo sobre las paredes de la habitación. Era tan inmensa la soledad que vivía que su nueva compañía era la sombra de su ser. En este contexto el hospital psiquiátrico sembraría la oscuridad.

Ravenscar (1).png

Fuente

Habían pasado 2 años en una rehabilitación demasiado insalubre. Parecía que las intenciones de sanar eran en realidad sumergir en un abismo a una persona con distintos métodos de los cuales cada uno peor que el otro. Prácticamente curar significaba el descenso a la locura.

Elly lo intentó. Intentó curarse. Había llegado con un leve problema psicológico pero la terminaron derivando a psiquiatría. Su expediente muestra severos problemas psiquiátricos y hasta fue considerada un peligro para los demás. Su peculiar atuendo; una camisa de fuerza que combinaba bastante bien con las paredes acolchonadas de un color similar.

56d393db571a2c3e8960d33aae274841.jpg

Fuente

Esas malditas drogas habían hecho estragos su mente, su psiquis y sobre todo su estado de ánimo. Anímicamente demostraba una patología bipolar grave. Pasar de una depresión a un estado maníaco era todo un peligro. Y parecía no haber punto medio. Su único objetivo era escapar de ese lugar pero ¿cómo?

El enfermero que la mantenía drogada más de una vez se llevó un susto. Era toda una hazaña calmar a alguien que cada vez iba a peor. Ese día fue uno de los más temibles. Tras tener un chaleco de fuerza Elly usó sus dientes para arrancar de a poco las almohadas de las paredes. Era de no creer y al querer dar la alerta ella se abalanzó sobre su cuello y le dio una mordida feroz, tan fuerte que le había provocado una hemorragia. No contenta con eso su misión esta vez era callarlo por lo que prosiguió a querer arrancarle la lengua, sin embargo no pudo y se destinó a sus labios.

Este hospital había tenido varias víctimas de mentes retorcidas que habían pasado el límite de lo comprensible. Pero los altos puestos jerárquicos también tenían lo suyo queriendo mantener ocultos estos sucesos. En cualquier momento Elly podía poner en riesgo la integridad de la institución. Muy astuta y no siempre estaba fuera de la realidad. Sabía que si lo intentaba podía fugarse.

Su estrategia consistía en esperar las visitas. Sean quienes sean. Ella estaba en un área cercana por lo que en su largo tiempo en una habitación de 4 metros por 4 metros pensó el cómo irse sin levantar sospechas. Entre sus pensamientos exploró tímidamente las inmediaciones de las salas sabiendo que la cocina estaba a su alcance. Un cuchillo de carnicero con el que defenderse si su plan se frustraba era su único aliado ahora. Y lo logró. Recorrió las salas hasta hallar la salida pero no sin antes cometer otro pecado; debía matar al último eslabón del hospital, aquel que le permitiría salir a la libertad de ser libre. La nieve ahí afuera se tiñó de rojo y Elly había logrado escapar de ahí.

sa.jpg

Fuente

Una chica inteligente y capaz había usado su ingenio para recuperar su mente la cuál había sido ultrajada en ese siniestro lugar donde muchas personas vivirían un calvario por muchos años hasta que alguien recuerde que tienen existencia en la faz de la tierra.

Elly cargaría consigo dos pecados que solo dios perdonaría o el inframundo aplaudiría. Aquella sombra que se reflejaría sobre una pared representaría el mal. La maldad ahora sería su más preciada esencia y su nueva forma de vida.





Si deseas ser parte de nuestra comunidad paranormal te invitamos a ingresar haciendo click en la imagen de abajo. Un ambiente sano pero no por eso menos perturbador.

La Hermandad Kyteler
- Sé la oscuridad para jamás temerle -

Comments 16