Lo que nos esconde la noche


Existe una leyenda de esas de monstruos y seres mágicos, muy elevados para nuestra comprensión, sobre una criatura que bramaba por las noches llamando a los otros seres de su especie.

Ella se deslizaba entre las sombras de los lugares recónditos, como bosques y rocosos valles. Buscaba su alimento de criaturas pequeñas, animales rurales como gallinas, cerdos, cabras, lagartos y confiados pájaros de la naturaleza.

Sobre su forma, existen muchas versiones, pero la más horrenda y la que he escuchado más mencionar, es la de una bestia bípeda de brazos larguiruchos y garras exuberantes; tan enormes que al caminar las arrastraba.

Sus ojos eran saltones, como dos lunas que resplandecían a mitad de la noche, sin pupila, con un rostro ovalado y cubierto de espinas y una sonrisa que se extendía de extremo a extremo, llena de colmillos incrustados en todas las dimensiones de su boca.

Su cuerpo flacuchento de la daba un aspecto horripilante, pero también denotaba destreza y agilidad. Sobre su color no se ha mencionado nada, quizás era oscuro, como un negro muy abismal.

La última persona que yo sé que la ha visto, fue mi esposa Elsa, quien ahora está traumada de salir de noche hacia las cañadas a buscar leña o hacia los ríos a buscar agua.

Me relató que la noche en que la vio, estaba sentada frente a un poso natural descansando antes de sacar un poco de agua, cuando de repente escuchó un gruñido extraño detrás de ella y fue cuando el aire a su alrededor de congeló.

Su cuerpo se estremeció y de un impulsó miró hacia atrás vislumbrando con horror los saltones y brillantes de aquella criatura. La bestia no se quedó mucho tiempo observándola y de un salto desapareció, quedando ella inconsciente tumbándose al suelo en un desmayo.

Yo me preocupé y salí a buscarla, y cuando la encontré estaba tan pálida que pensé que feneció. En ese momento logré que reaccionara y la llevé en brazos hasta la cabaña mientras ella se quedaba abrazándome con fuerza paralizada del miedo en sollozos.

Desde esa noche, ni yo me atrevo a salir hacia los exteriores de mi hogar y siempre me mantengo alerta y preparado. Aun intento deducir sobre la existencia de tal criatura, la que merodea por nuestros hogares y hasta por nuestras cabezas.

Ilustración





Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.



Posted from my blog with SteemPress : http://universoperdido.repollo.org/2019/12/27/lo-que-nos-esconde-la-noche/


Comments 2


Me gusto tu publicación.
Ya he leído algunas y me agradan.

Saludos desde Venezuela.

27.12.2019 21:27
0

Gracias amigo. Saludos.

29.12.2019 00:43
0