El beso que nunca le pude dar...


th.jpg

Ese día todo era perfecto, el clima, las velas, el vino, la cena y ella... Ella que hacía que la luna se reflejara en su sonrisa. Esa noche estaba dispuesta a todo, quería hacerle sentir mi amor, mi pasión y ella me correspondió. Después de la cena le propuse ir a bailar, quería sentirla tocar su cuerpo que tanto me enloquecía y bailar con ella era la mejor forma de hacerlo.

Me dijo que sí y supe que esa noche no sería igual al resto de veces que la había invitado a cenar, esa noche le diría la verdad, le contaría sobre mis sentimientos con la esperanza de que eso no fuera el final de una historia que todavía esperaba para comenzar.

Le di la mano y ella la tomo sin pensarlo, sentí su cálida piel, la miré a los ojos y le dije: Te aseguro que lo vas a pasar bien. No respondió, solo se dedicó a mirarme y sonrió

Llegamos a un lugar distinto, no tenía nada que ver con los que acostumbrábamos a visitar. Ahí la música era suave, las luces eran bajas, las bebidas exquisitas y los presentes pasaban de nuestra presencia. Me miró y dijo: Nunca habíamos entrado aquí, ¿Por qué no lo hicimos antes? ¡Es hermoso!.

En ese mismo instante se me alegró la vida, la noche estaba saliendo muy bien, ella estaba feliz y al verla así de alegre mi felicidad era máxima. Sonreí, la mire y dije: Porque no se había dado la oportunidad, recuerda lo que te dije, esta noche es especial.

Pasamos el rato hablando y tomando una bebida cremosa, suave y con un sabor dulce que contrastaba perfectamente con el alcohol que había en ella, lo que la hice ser una acompañante perfecta. De repente, se levantó, tomó mi mano y dijo: Vinimos a bailar ¿no? Pues vamos...

En ese mismo instante los acordes de la canción "All of me" de John Legend comenzaron a sonar y mi corazón se detuvo, era la primera vez que bailábamos una canción tan suave, tan lenta, tan perfecta y que a ella le encantaba. Sin duda todo se estaba dando para poder decirle la verdad.

Al llegar al centro de la pista me abrazó, y sentí su respiración en mi oído, mis manos fueron directamente a su cintura y me dijo: Me encanta esa canción, es tan perfecta. Yo quiero un amor así...

No supe qué decir, no podía hablar, solo me dediqué a bailar, a sentirla tan cerca y disfrutar de ella como nunca antes lo había hecho. Sentí su olor, el latido de su corazón y por unos minutos me creí en el cielo, en un momento que ella, solo ella, me pudo dar.

Al terminar la canción fuimos a la mesa y creí que era el momento para sincerarme, se lo iba a decir, iba a contarle sobre mi amor cuando dijo: Sé que no es el momento, pero debo contarte algo, aprovechar que no hay nadie que nos pueda interrumpir y, por favor, no hables hasta que yo termine ¿vale? ¡no me interrumpas!

La miré con gran sorpresa e inquietud, nunca la había visto tan nerviosa, así que solo me dediqué a asentir. Y comenzó...

Quiero contarte algo que llevo guardando desde hace mucho tiempo, pero que no me había atrevido hacer, es más, todavía no sé cómo lo estoy haciendo ahora...

Se detuvo, lo pensó, lo meditó por unos segundos que a mi me parecieron la vida entera, me miró y dijo: ¡Estoy enamorada de ti!

En ese momento mi corazón se detuvo, no podía hablar, no me salían las palabras y cuando por fin reaccioné y le iba a decir que yo también la amo, se levantó, se acercó a mi y me besó. Me beso apasionadamente, sus labios invadieron los míos con tanto fervor y locura que no pude responder.

Su lengua estuvo dentro de la mía el tiempo necesario para hacerme reaccionar, la abracé por la cintura y mi cuerpo se activó, mi boca le devolvió la misma pasión y lo cura. Ahora era yo quien la invadía cuando de repente escuché:

¡Andrea, andre, andre, despierta, nos quedamos dormidas y vamos a llegar tarde a clases!

Abrí los ojos y me di cuenta que era un sueño, ¡el mejor sueño de mi vida! y era con ella, la chica que era mi amiga y que corría por todo mi dormitorio como loca buscando sus cosas para irnos a clases, mientras yo solo pensaba en ese beso que sentí tan real y que solo pudo pasar en mis sueños, aquel beso que nunca le pude dar...

Atte: Sr Mapache EscritorEl beso que nunca le pude dar.png


Comments 0