CAPITULO 8 - LA OBRA - CURSO INTRODUCTORIO FILOSOFIA PERENNIS


B:.

“Cada quien obtendrá por lo que se esfuerce”.

Hemos comentado sobre la necesidad de buscar el centro interno para despertar la Inteligencia del Corazón. También hemos comentado que las diferentes tradiciones son todos senderos que llevan al Centro, así como radios de una rueda.

La obra que todo caminante del sendero debe emprender por sí mismo, es el trabajo de ir de la circunferencia de la rueda hacia el centro de esta.

El punto es fortalecer los vínculos conscientes con las Realidades Supremas. Las alegorías de estos pasos son inagotables: pasar de las tinieblas a la luz, revivificar lo que esta muerto, despertar lo dormido.

Todo apunta hacia un trabajo de perfeccionamiento que esta orientado hacia la aproximación de Estados Superiores, los cuales están ordenados jerárquicamente en grados.

Las diferentes tradiciones proveen de múltiples herramientas y métodos para que un ser humana pueda elevarse en estos estados. Cada sendero adaptado al tiempo, lugar y temperamento del pueblo donde fue revelado.

El sendero tradicional busca un enderezamiento del ser humano, alineándolo con el orden universal. Este enderezamiento es la riqueza del camino tradicional. El hombre verdaderamente recto es verdaderamente rico, porque se ha elevado hacia la fuente de lo Verdadero, y se ha alejado del disfrute de lo falso.

Artes y Oficios Tradicionales

Antiguamente, la sociedad estaba construida con el objetivo de alcanzar este orden universal. Las instituciones, ciencias, artes y oficias poseían todo un carácter tradicional, con sus técnicas y métodos vinculadas a la revelación de las realidades superiores.

El que practicaba un oficio externamente, también a su vez estaba caminando por un sendero de conocimiento que le permitía aproximarse a las realidades superiores. Es por esto el carácter simbólico de muchos de las artes y oficios de la antigüedad.

Los senderos tradicionales aportan esta luz que guía a los caminantes enseñando conocimientos y acciones que se encuentran conforme al orden. La palabra rito, proviene del sanscrito “rita”, y significa propiamente “conforme al orden”. El carácter ritual de muchas practicas cotidianas tradicionales buscan alinear y ordenar a quienes las practican.

Estas practican pueden cubrir casi enteramente la cotidianidad de una persona, prescribiendo las formas correctas de comer, de dormir, enseñando la repetición de ciertas formulas específicas, la meditación y reflexión en signos y símbolos, el dominio de ciertas posturas corporales, la memorización de ciertas invocaciones particulares, la purificación corporal, y el mejoramiento del carácter y comportamiento en sociedad.

Aquellos quienes pueden degustar las realidades superiores a través de estas prácticas, abren las puertas de sus pechos para el despertar interno. Aproximándose en grados a la certeza y completando la gran obra de enderezamiento de su Ser hacia las realidades de arriba.

Como hemos mencionado en comentarios anteriores, aquellos que se enderezan y se alejan del desorden interno, eliminando los velos que les cubren: despiertan el discernimiento y la sabiduría para llegar al Centro del Corazón, donde podrán identificarse y reintegrarse con esa facultad supra racional del Centro del Ser.

Este grado de retorno, es la restauración del estado del Hombre Primordial, y quienes, partiendo de ese centro, continúan elevándose a Misterios Mayores, se encuentran en los caminos hacia el “Hombre Universal”, estos son los adelantados hacia la Identidad Suprema.

Esta es la culminación de la gran obra, que empieza buscando la luz de la verdad entre las tinieblas, y luego continua con un esfuerzo y lucha constante en traer orden al caos, dominar la naturaleza propia, y centrarnos en un enderezamiento que nos eleve a las moradas de las Realidades Supremas, donde la Verdad es evidente como el Sol es de día. Este es el único verdadero éxito, el éxito de la Realización Suprema.


Comments 0