El amor es un animal | Relato


«Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida»



tumblr_oeuh3iekZm1tqozu6o1_1280.jpg

Fueron momentos de nostalgias, aquellos días no entendía nada, me preguntaba que debía hacer para re-acomodar esta vida, que a veces era injusta con los justos. A pesar de mis buenas acciones y de mis buenos sentimientos, nunca tuve esa suerte de encontrar a la persona ideal. Traté de deshacerme de todo lo malo que había en mi, una persona con problemas de autoestima, deprimido y que quizás eso me prohibía buscar nuevas alternativas. Pero comprendí que nadie tenía culpa de estos problemas emocionales que siempre me invadían por las noches y por esas madrugadas solitarias, comprendí que el problema era yo.

Estaba a punto de tirar la toalla, pero el universo me dio la oportunidad de empezar de nuevo. Un escape, eso necesitaba. Y fue así cuando decidí tomar mis maletas y alistarme para recibir el trabajo de auto-evaluarme, para luego transformar el dolor en algo positivo. Debo confesar que fue muy difícil este proceso, pero entendí que así era todo. Había leído una vez que primero hay que pasar por las espinas si deseo tener en mis manos las flores del jardín. Una metáfora, sí, sé que es una pobre metáfora infantil de libros de auto-ayuda, libros que en vez de ayudar lo que hace es alimentar una esperanza sin fuerzas. En fin.

Fue bueno encontrarme a mi mismo y saber que debo cambiar y no culpar a todos, aunque nadie es libre de pecado ¿no?.

Pasaron días, aún sintiéndome solo, porque estaba en este lugar donde nada más contaba conmigo mismo para distraerme, y tenía que hacer algo para no pensar tanto. La mente es irónica, porque al pensar tanto puedes lastimarte, pero también puedes conocerte tanto al punto de planear un buen impulso y motivación.

Ya después de encerrar el demonio interno que habitaba en mi, solo me quedaba esperar sin buscar; porque eso fue lo que aprendí, dejar de buscar tanto y solo esperar la señal que me haga levantarme y trabajar en lo que quiero.

Y así fue, te encontré.

Debo confesar que al principio no estaba preparado aún, que el miedo todavía seguía ahí porque tu hiciste que volviera. No me culpes, como te dije, ya había pasado por estas cosas y al final me lastimé. Pero entonces dije ''¿por qué no?'' ¿por qué temer al amor?, ya el amor me había hecho entender que no debo subestimarlo y que debo comprender que nada es perfecto, que a pesar de que todo lo podemos ver color rosa hay momentos en que el mismo amor se convierte en un ente oscuro que devora cada parte de tu ser, de tus sentimientos y emociones.


222222.jpg

Que el amor es como un animal, que se debe domesticar, que no somos expertos en entrenar a este animal y que debía aprender a domarlo. No fue fácil, solo dejé que se alimentara y poco a poco a medida que fui conociéndote ese amor iba creciendo. Porque lo alimentaba con cuidado, con mucha paciencia. A veces mordía, solo un poco, yo me echaba la culpa porque fui un poco rustico, pero la mordida no fue nada grave.

Te fui descubriendo, poco a poco, no quise acelerar nada, lo fui acariciando como a un cachorro, pero ya no era un cachorro; ya me había atacado antes y debía tener mucho cuidado. Entonces, ocurrió la revelación, me entregé por completo porque a este animal que todos llamamos ''amor'' se encariñaba más contigo, sus ojos me decían que eras tú quien debía cuidarlo, pero conmigo a su lado. Creo que no te elegí, fue él quien lo hizo. No tuvo piedad para lamer como perro contento al ver a su dueño, él fue hacía a ti y solo paso su rostro de animal feroz sobre tus pies; te olía, te olfateaba, te miraba y se sentó a tu lado.

Entonces comprendí que eras tú, la indicada para criar esta mascota y llevarlo a casa juntos, agarrados de la mano, que el futuro estaba escrito en tus ojos, él lo vio, yo lo vi. Que era así, él era cariñoso cuando estabas, pero cuando salías de casa me miraba como si me estuviera regañando y siempre me decía con la mirada algo como ''¿qué? ¿Acaso no piensas buscarla? ¿La dejas ir? dime, porque si lo haces te muerdo donde más te duela, humano...'' y debo decirte que tuve un poco de miedo, pero él tenía razón, no debo dejarte ir, porque juntos alimentamos a este animal que ya no es un cachorro, ha crecido.

Él era más amigable cuando los dos estábamos juntos, pero si te vas, me va a morder y me va a doler mucho, las heridas no son fáciles de sanar, pero tu me sanaste y gracias a ti podemos controlar la bestia.

Gracias, porque apareciste justo en el momento que más lo necesité, cuando más quería que me ayudaran con esta fiera, y fuiste tú quien supiste controlarlo. Espero seguir alimentándolo, pero sabes que no lo puedo hacer solo, así que espero seamos esa familia que tanto soñé para que el amor siga feliz y nos siga acompañando por el resto de nuestros días.

...


© Copr. 2020 @PavanJr

Comments 0