Despedida Navideña


Después de una jornada de trabajo, me propones realizar un rápidito en las escaleras de emergencia. Te miro y sales de la oficina con tu sonrisa perversa.
Te envío un texto a tu móvil diciéndote: ¿y si nos vamos al hotel de la esquina y realizamos un rápidito allá?
---ok, pero ¿a que hora sales?, Lo digo para que no nos vean salir juntos. —
--a la misma hora de siempre, te espero en el hotel.

Y así fue, me fui al hotel, camine lo mas rápido porque en estos casos el tiempo está de nuestra contra. Reservé y lo esperé en la habitación.
Tocó la puerta, la abro, sonríe y cierra la puerta, me jala fuertemente y estrecha sus labios con los míos, me besas de una manera tierna, al terminar de besarnos, lo que hice fue abrazarlo, necesitaba desde hace mucho tiempo ese abrazo que me confortaba mi cuerpo, mi alma.
Recorre mi rostro con sus besos, pero hace una pausa para desvestirse, una vez mas no dejó que yo no le quite la ropa, y yo hice lo mismo. Lentamente sus manos comenzaron a acariciarme, se acostó en la cama en silencio, yo comencé a besarlo, de la manera mas tierna, el solo suspiraba y susurraba, pero no le entendía. Yo solo me concentraba en los besos que le brindaba en ese momento, el comenzó a acariciar mis senos, los apretaba y los chupaba. Me acerque nuevamente a su boca dándote un fuerte beso, poco a poco fui bajando besando cada parte de su piel, su fuerte pecho, sus tatuajes, su ombligo hasta llegar a su pene. Comencé a darle un Húmedo beso, ese beso se transformo en un hambre de placer, quise chupar, morder, lamber su pene, el aprisionaba sus manos mi cabeza contra su pene, haciéndome llegar hasta lo mas profundo de mi garganta, su pene se encontraba completamente erecto, intentando no ahogarme seguía dándole placer.
Su desespero por entrar en mi, me susurró que me sentara encima de el, y así fue, comencé a cabalgarlo una y otra vez, mis movimientos de caderas no dejaban que el tomara el control, solo me observaba y me apretaba los senos con todas sus fuerzas.
Cambiamos de posición, y siento su miembro en mi culo, comienzo a embestirme fuertemente, mis gemidos retumbaban en aquella habitación. Me daba nalgadas, me jalaba el cabello en cada embestida, su sudor caía en mi espalda. Sus embestidas eran cada vez mas rápidas y rabiosas, hasta que un fuerte gemido escuche, sintiendo mis fluidos dentro de mi, quedando completamente exhausto y recostado en mi espalda, mientras descansaba, me besaba y rozaba su barba en mi espalda. Con un tierno beso se levantó, se ducho, se vistió, mientras yo lo observaba desde la cama, semi desnuda, al estar completamente vestido me dices: “Te escribiré”. Desconcertada le respondí: No lo hagas, mis ojos lo evadían, mientras le decía: por favor no lo haces en todo el año durante los fines de semana, que te hace pensar que lo harás en estas fechas navideñas. Volverás con ella y esto solo quedará como un recuerdo. El quedó mudo, y se marchó de la habitación. Disfrute de cada beso, cada penetración, cada gemido, pero no puedo disfrutar de la realidad de que soy la amante.


Fuente

Realizado por @pauli0606

Comments 6


Hello pauli0606!

Congratulations! This post has been randomly Resteemed! For a chance to get more of your content resteemed join the Steem Engine Team

21.12.2019 22:20
0

¡Uff, apareciste luego de años! 😄

21.12.2019 23:51
0

Muy bueno saludos!!!!!!!!!

22.12.2019 12:50
0
22.12.2019 17:57
1

Interesante!

26.12.2019 03:21
0
27.12.2019 09:47
0