Venezuela Concurso | Semana 1 | El café | Café, cultura y calle


Antes que nada agradezco a nuestra querida amiga, @marcybetancourt, por la iniciativa de este Venezuela Concurso | Semana 1 | El café que organiza en la Comunidad Venezolanos Steem, buscando dar a conocer a todo el mundo los valores del gentilicio venezolano en esta plataforma.
@marcybetancourt es organizada, tenaz, incansable y sabemos que, con el favor de Dios y la colaboración activa de los venezolanos que hacemos vida en Steemit, esta comunidad logrará crear lazos muy firmes que redundarán en beneficio de nuestra identidad nacional y de nuestra cultura.

Sin más tardanza, aquí les dejo mi participación. Espero que la disfruten.


Café, cultura y calle

#aacaf.jpg
Fuente
Para la mayoría de noosotros Café es sinóimo de hogar, del dulce hogar. Inmediatamente después de que soltamos el biberón nos encontramos con un tazón de café caliente entre las manos, con la presencia dee esa sustancia mágica quellena los rincones de nuestras casas con su fragancia única e inconfundible.
Incluso en estos tiempos de penurias económicas producto de las malas políticas de los políticos en el poder que sufrimos desde hace décadas, en Venezuela es inconcebible no disfrutar de una humeante taza de café en cualquiera de las versiones que este multifacético grano nos ofrece para deleitarnos los sentidos, el gusto espcialmente.
Sin embargo, en esta publicación no hablaré del café que yo mismo me prepaaro ni el que preparamos en casa sino que iré pertas afuera del hoogar a relatarles algunasde mis experiencias como consumidor de café en las calles que soy. Aquí también el café nos hace hermanos y nos regala momentos inolviables. Salud.

Café en el antguo mercado de Cumaná

Dame un egrito, dame un marrón, dame un aguarapao, a mí me das un negro grande, un recortao, un tinto aquí, uncon leche coorto, un acanelao espumoso para aquel, un guayoyo bien caliente para mí... Cada ve que me tocaba ir a visitar a mi papá al antiguo mercado dee Cumaná donde él trabajaba no podí dejar de subir a la planta alta, sobre la zona de los casaberos, para disfrutar del bullicio y el caos aromático que inunndaba ese lugar.
Allí pulverizaban el café que iban a preparar al momento en un molino bastante rústico pero efectivo. A mí me gustaba ir allí para ver cómo el grano oscuuro era transformado e unn polvo fragante que, en mi apreciación, converta en magia todo lo que se encontraba en el enntorno.

Aún recurdo la cara de la señora encargada del moler el café. Una señora morena, de ojazos muy marrones (color café), que todavía recuerdo cada vez que escucho la canción Café con aroma de mujer.

Elcafé de El Zorro

En las décadas de los años ’0 y ’90, la época de oro (en el aspecto cultural) de mi cciudad natal y de residencia, Cumaná, era muy frecuente ir a muchas actvidades literarias y recreativas quue se organizaban en el Centro de Actividades Literarias “José Antonio Ramos Sucre” (casa natal del extraordinario poeta umanés); a la proyyección de pelíclas en lla Sede de Corporiente por el ine Club "Ochooy medio”; espectaaculares conciertos de música, teatro, danza y otras manifestacines Al finalizarartísticas. Después de salir de es, en muchas ocasiones, los amiente los amigoca atesorada en el recuerdo term nábamos tomando cervezasndo cervezas pr sobre los espectáculos y otrosculo y otros aspectos divinos de lasnesas. Luego, en la noc. En la noche profunda nos encaminábamos al mero centro de la ciudad donde había un señor que llamábamos porque invariablemente vestíaempre vestía de negro, a tomar el café máse Cumaná y el mundo en aquemaná en aquellas fechas.
El señor tenía un colección de termos de distintos colores para ubicar rápidamente el café negro cerrero, el con leche, el marrópao, el café con cacao, que anelao, que era de los bohemiosgos bohemiras cuandrugada cuando el puntual reloj de lata Inés advertíanos la proximidad de ximación de la alborada.

El café de La Coquera

Este era un tarantín ubicado a mitad de la Avenida Bermúdez que prestaba sus servicios exclusivamente en horario nocturno. Aquí veníamos cuando ya todas las puertas de la noche estaban cerradas y nos tomábamos un delicioso café y comprábamos cigarrillos detallados. Si la parranda había sido muy ardua nos desayunábamos de una vez con varias tazas de café, panes, pabellón criollo, bollitos y hallacas que vendían allí durante casi todo el añ>

El Gran CaféEl gran Café de Cumaná

a avenida Perimetral, deBermúdez, dentro del centro comercial del antiguo Cada era el non plus ultra del café goe la café gourmet de la ciudad. Al frente de e hacer café, que era com que era como una locomotora por lo vaporosa, por lo rápida, por lo express que era en las manos del señor Santo, el experto cafetero que la manejaba con ncreíbleMuchas veces yo iba. Era costumbre para mí ir en las mañanas al Gran aafé con un libro en la mano (Herman Hesse, Walt Whitman, Julio Cortázar, César Vallejo. la sublime expe la del de la l deura frente a un sustancioso capuchino que, eventualmea que, ocasio almente, acompañla acompañaba con un sándwich o una hamburguesa que preparaban en un ambiente de tranquilidad, cocritud.
A veces también alcritud.También asistía al atardecer para en iba, a encontrara amiga y tomarnos sendos mocaccinos mientras fantaseábamos con el futuro cercano y platicábamcharlábasas importantes civiales como el amor a los diecisiete años. a.

Le Grand Café de Caracase Caracas

#AGran cafe.jpg
Fuente

Durante muchos años no pude dejar de ir, a como dir, al Gran Café de Sabana Grande que era ineludible punto de encuentro anteso. Antes o después de asistir atintas funcion ediciones del Festival Internacional de Teatracas.
osan.
Nos sentábamos en las mesas dispuestas en el bulevar y pasábamos horas tratando de cuadrar la manera de ver la mayor cantidad de obras posibles. Era una gran fiesta nacional y nosotros estábamoss allí, en ese aln ese altar de los ama café.

Henri ChHenri Charriére, mejor omo Papillón, elpillón, el legendario prisionero queapar de espectacular manera de la Isl la genial ide la afortunada idea dean idea de refugiarse en nuestro país, comprar Cristal en la Cl, en la Calle Real de Sabana Grande y montar allí el muy afamado Le G/i>, referencia obligada para losa para los ezuela.

Aquí pod en toda Venezuela. Aquí podíamos pasar largas horas gozando del ambiente cosmopolita que tenía la Caracas de aquellos tiempos y para mitigar un poco el frío que bajaba nos atiborrábamsn sabor a películían sabor de película. arable.

Un café llamado deseo

le Sucre, aledaña al barrioel barrio San Francisco, zona colonial de Cumaná, estuvo abierto durante algunos años Un café llamado deseo, donde los cumaneses y visitantes llegados de otrdes asistíamos para disfrutar, sobre tr sobre todo loe semana, de obraa de obras de teatro alidad, conciertos musicaas musicales, fiestas retros y otrasias del ya fall del falsiempre bien recordad recordado amigo Aníb el flaquísimo ba flaco barranquillero que hado provudad proveniente de Suecia con muchos sueñosizar en esta tierra c tierra cumanesa. las presentaciones nocturnas eveladas en Un café llamado deseo consumíamos beohólicas, pero tasbién Aníbal nos obsequiaba enfros interludios de las veladas un esras un espectacular café con su puntoia, para hacer honor al nombre del local, que nos servía g verosamente para ay, para ayudarnos a traspasar la noche.

#AGran cafe1.jpg
[Afiche oficial del Concurso, realizado por @marcybetancourt]
#https:
#


Comments 6


Un gran recorrido por el aromático café de nuestra tierra, detallando sus características.¡sabroso!café.@oacevedo quedo muy bien tu participación, te debo un café.

14.01.2021 09:16
0

Empecemos, @evagavilan, por lo más importante: tu deuda de café. Está bien, amiga, cuando tú lo dispongas. Donde quieras.
Te estoy muy agradecido por el hermoso comentario.
Tu publicación para el concurso me llegó a lo más elevado del paladar.
Pertinente y oportuna la mención al concurso cafetero que juntos organizamos hace dos años.
Quedamos pendientes, amiga, seguro, siempre.

15.01.2021 04:18
0

Una pieza memorable, @oacevedo! digna de los archivos sentimentales de esta ciudad, a veces hada blanca, a veces bruja enigmática, en la que aún se sienten los ventarrones de la creatividad dorada. z. W: esta descripción
hermosa

14.01.2021 11:32
0

Muchas gracias, @gracielaacevedo, por tu comentario sobre esta publicación y la brillante metáfora que haces de Cumaná. Aún tenemos muchas calles por recorrer, muchas lunas por ver bajo el cielo de esmalte cumanés.
Te envío un abrazo fuerte y cálido con sabor a café.

15.01.2021 04:32
0

Inmensamente gracias @oacevedo por este recorrido tan especial del café.

A alguien que le guste el café no puede olvidar el "Gran Café de Sabana Grande", en Caracas, pues era lugar obligado para degustar esta exquisita bebida caliente.

Con esta publicación has realizado el gran final para los concursantes de nuestro concurso dedicado al café.

Más allá de prepararlo, nos has llevado a lugares cumaneses conocidos, y otros no tanto, para mirar lo que ha significado el café en tu vida, y en la sociedad cumanesa.

Me toca muy hondo, el café de La Coquera y el Café del antiguo mercado municipal. El Gran Café, la máquina del Jardín Sport, el café muy dulce del merendero al lado de la panadería de los Cordero, y pare usted de contar.

Con tu recorrido he vuelto a mi infancia en Caracas, y a mi adolescencia y madurez en Cumaná.

Gracias por este ejercicio de memoria que tanta falta nos hace hoy en día.

Hablar del café no es simplemente hablar de un producto, o de una bebida. Hablar del café está inmerso en los procesos culturales y en los procesos creativos. Hablar del café es tocar el tema de la sociedad y la idiosincrasia del venezolano, de sus amanecidas en las calles, de su compartir con amigos, familiares y hasta desconocidos. ¿Cuántas veces no entablamos un larga y nutrida conversación con otra persona en la barra de El Gran Café o en los cafetines universitarios?

Hablar del café es entrar en la vida personal de cada venezolano y explorar sus asociaciones con el delicado aroma que cada mañana lo despertaba.

Ya me puse nostálgica, jajajajaja, no digo más!

Gracias por esta valiosa contribución a nuestro concurso cafetero. Un gran y fuerte abrazo!

14.01.2021 22:44
0

Súper agradecido y emocionado por tu emotivo comentario, @marcybetancourt, sobre esta publicación que hice con mucha nostalgia por aquellos momentos que vivimos tan apasionadamente.
También te agradezco la oportunidad que nos das en esta Comunidad Venezolanos Steem para que expresemos las costumbres, idiosincrasia y esencia de la venezolanidad.
Te doy un prolongado abrazo.

15.01.2021 04:51
0