FOTOCUENTO | Concurso de cuentos #10 fotocuento: Velas del mar


#
Bienvenidos, navegantes del mar de Steemit.

Este es mi relato para el concurso de foto-cuentos, al cual @rahesi nos invita cada semana.
La fotografía que observan debajo de estas líneas es propiedad de @rahesi y es la imagen que inspira la historia.

Si desean participar en el concurso puedes encontrar las bases haciendo clic aquí.
Mucha suerte para todos los compañeros participantes.

#

Velas del mar

#



Regreso acompañado de las naves que ha creado mi astucia para burlar el destino de los dioses y con mis hombres sobrevivientes de tanto mar. Tengo la certeza de que ella me espera, aún después de tanto tiempo que habrá pasado tejiendo y destejiendo esperanzas. No sé qué voy a encontrar dentro de unos instantes cuando pise mi isla, pero si sé que todos los lugares que he recorrido y las experiencias vividas no alcanzan a llenar la profundidad ni la pasión del corazón.

#

Venimos de luchar contra las rabiosas olas de Poseidón, contra las furias que destruyen la fe de los mortales, contra tiranos que engañan con demagógicos cantos de sirena a los pueblos para luego esclavizarlos y clavarlos en los mástiles de la miseria. El viento náutico me ha enseñado que el oráculo puede equivocarse tantas veces como decidamos cambiar el rumbo.

Ahora el oleaje se muestra apacible, sin negros cúmulos ni algarabía de gaviotas, como si nunca hubiese desafiado al cielo con mil tormentas. Las velas buscan ansiosas los vientos que circundan y los atrapan impulsando las embarcaciones sobre las aguas en resguardo por las montañas. Nuestros veleros crean a su paso imperceptibles estelas en la mar.
#
Durante el periplo que me trae de nuevo a casa he perdido hasta mi nombre. Solo ella podrá reconocerme con la urdimbre incesante de sus pupilas. Solo ella. En este momento sus ojos deben ser dos gotas de cristal que se aproximan a la ventana para cerciorarse de que los barcos extraños que se pasean por la piel del mar y que se acercan a la costa no son un hechizo del sol. Solo ella y mi fiel perro, tal vez.

#
A pesar de que los árboles en la orilla muestran sus ramas retorcidas haciéndome recordar las hazañas en los estrechos del tormento donde las naves se pierden como si fueran vanas ilusiones, ya percibo la fragancia del hogar. Ya lo veo tan cerca que casi puedo tocar mi reino azul con las manos. Reclinada en el lecho, ella me recibirá.

#
Luego de atracar en el puerto seguro de sus brazos, he de seguir. Aunque soy el único capitán de mi barco, solo soy un navegante en el espacio del naufragio. Estaré preparado para devolver mis velas al mar y emprenderé los últimos avatares del viaje cuando por el mundo dejen de pasar las sombras.


Agradecido, viajeros, por sus compañías

#


Comments 0