Segunda Edición del Concurso Literario Foto-relato, El Rancho del Abuelo


Hago mi entrada con un cuento.


El abuelo como todos los días por la mañana se levanta muy temprano y camina en las afueras del rancho, se pierde su mirada con las bondades de Dios que hace de su creación una obra maravillosa: es el cielo, el sol, los animales y una laguna que parece encantada lo que hace de este sitio un lugar especial.

El abuelo vive solo, pero se siente siempre acompañado me lo hace saber cuando me dice:


-Hijito, la naturaleza me habla de Dios. Y yo le hablo a Dios de ti.


Al principio no podía entender, pensaba que el abuelo estaba enloqueciendo, hasta que un día una corazanada me llevó al campo.

Lo conseguí tendido entre el corral de los animales y la laguna. Las vacas parecían que lo cuidaban, el abuelo había resbalado y estaba inconsciente.


Cuando empezó a reaccionar le dije:


-Estoy aquí, contigo…


Sus arrugadas manos acariciaron mi rostro. Sus ojos se pasearon por todo el rancho y se quedaron viéndome fijamente.
Yo no sabía qué hacer, se había roto la cabeza y estaba sangrando. Pero me dijo:


-Hijito, escucha, Dios es bueno… No pasa nada, no es nada grave, en este lugar todo es mágico.


Lo ayudé a levantar, pude curarlo con agua y algunas hierbas. Me senté en la orilla de la laguna, lloré y pensé en el rancho del abuelo.


Pasé unos días, sentí toda la belleza del lugar y me dije:


-Dios es bueno, como lo dice el abuelo por eso no dejaré sólo a mi viejo.


Así pasaron los días y los años llenos de alegría en “El rancho del abuelo”, nunca más pude irme de ese lugar encantador.


Ahora soy yo quien habla con Dios y con el abuelo.

Hasta otra oportunidad.


Comments 2


Hola, @majo12. Tu publicación cumple con todos los ítems de las reglas expresadas en la convocatoria del Concurso. Enhorabuena. Saludos.

17.04.2021 03:15
0

Muchas gracias.

18.04.2021 02:07
0