Las coplas de la alegría. Poema.



image.png

Las coplas de la alegría.

#

No hay como vivir cantando
desde el mismo amanecer
cuando el sol con rayos de oro
empieza a resplandecer.

Me gusta la gente alegre
que de entusiasmo se llena
porque con sus carcajadas
se mitiga cualquier pena.

Aunque no tengo dinero
le agradezco cada día
a mi Dios por la salud
y por la familia mía.

Hay pájaros que en su canto
tienen notas de contento
que para las almas tristes
sirven de acompañamiento.

Cuando yo llegué a este mundo
me dieron una nalgada,
y tal vez no fue tan dura
pues no me acuerdo de nada.

Mi novia quiere que yo
viva detrás de la plata
mientras me limito al trino
de la linda paraulata.

A veces quiero subirme
a acompañar con mi cuatro
en los copos de los árboles
a estruendosos araguatos.

Juana me critica siempre
porque no tengo fortuna
y, ni modo, los poetas
son felices con la luna.

Muy agradable es la bulla
de gallos y de gallinas
cuando la gallina pone
en casa de una vecina.

Hay que vivir siempre alegre
aunque el pecho se halle triste
pues la tristeza se burla
con un muy sabroso chiste.

No dejen que la amargura
les inunde el corazón
porque cuesta demasiado
arrancarse ese dolor.


Comments 0