La experiencia. Poema.


La experiencia.

He aprendido en la vida
-y cada día aprendo-
un mundo de verdades
que siempre están surgiendo,
por ejemplo, el porfiado
siempre me está saliendo
y cero corrección
admití, ¡qué tremendo!

Sé hoy que de la razón
no soy único dueño
aunque duela admitirla
sin cejar en empeño,
y que hay dar la mano
al que se halle pequeño
para ayudarlo así
a conquistar su sueño.

Aprendo de la vida
que es bueno ser honesto
y para los demás
tener un noble gesto,
nada de echonerías
ni estar siempre molesto,
y el orgullo esponjoso
hay que tirarlo al cesto.

La experiencia vale oro
y a Dios me le encomiendo,
para saber que todo
puede ser estupendo
y que con la verdad
ni temo ni ofendo,
y a ser buen ciudadano
cada día lo aprendo.

También es positivo
seguir un buen consejo
así como de sabios
para llegar a viejo,
leer libros que hagan
mirarse en un espejo
y con admiración
quedar siempre perplejo.


Comments 0