El rescate


Por @latino.romano

  Los meses de búsqueda habían terminado. La esperanza de no volver a su propio hogar se había convertido en su realidad, pero ahora la gran nave posada sobre el arroyo anunciaba otro futuro.

Los ciclos lunares en aquel planeta eran una tortura. Las ventiscas y las marejadas descontroladas eran enormes obstáculos para la vida. Los habitáculos descompuestos apenas podían contener toda la furia que se despertaba cada noche entre las desiertas montañas de aquel lugar.

Una pequeña sonda fue el último intento de dar aviso a la base sobre la tragedia. En el espacio profundo se diseminó su señal esperando ser escuchada. En la superficie de aquel extraño planeta, la búsqueda de vida y recursos comenzó casi de inmediato. Las provisiones alcanzaban para cien ciclos solares completos, pero sería un reto adaptarse al entorno peligroso y a los gases tóxicos que emanaban de algunos volcanes.

Si tan solo hubieran sobrevivido otros tripulantes, la tarea sería más llevadera. Para una mujer sola, a pesar de sus extraordinarias capacidades, todo se ponía cuesta arriba. No es fácil hacerse un lugar donde eres asimilado como un cuerpo extraño.

Cuando la nave ovoide apareció en el cielo, retumbando sus propulsores en las laderas rocosas, la dama solitaria estallo en un grito eufórico al ver su silueta.

De ella descendió un solo hombre portando un traje anti radiación. Ella, en cambio, lucía un vestido de fiesta, la única ropa en buen estado que le quedaba en su naufragio.

—¿Oficial Becka Andila del Navigator Conqueros? —preguntó sin quitarse el casco.

—Si, soy yo —respondió entusiasmada.

—Detecté su señal en una sonda M-20 cerca del borde exterior del sistema.

—Me alegra escuchar eso, llevaba meses esperando.

—Debo agradecer que su sonda me guiara. En el borde exterior, una fuga en el impulsor central eliminó a toda mi tripulación y daño la navegación de mi nave. De hecho la nave está contaminada con radiación. No habría llegado aquí de no ser por usted.

La dama comprendió que estaba ante otro refugiado, otra víctima de las implacables sorpresas del espacio. Bajó la cabeza con tristeza ante su visitante y se sentó en el suelo pedregoso a pensar en otro plan de escape.

---
Ghellegas (@latino.romano) En un escritor hispano de relatos y poemas. Estos son algunos de sus textos inéditos...

. ---
yxi/image.png">

Comments 0