Despedida de la pasantía como médico rural


Hola amigos, esta semana culmina una etapa de mi carrera la cual estuve esperando con ansias y a su vez fue un gran reto por lo exigente que fue, y es la pasantía rural la cual para mí ha sido bastante importante, tanto así he disfrutado compartir con ustedes mis experiencias en el ambulatorio La Shell.


Con la Dra. Sandra y mis amigas @davt014
Pues todo tiene su fin y del ambulatorio me llevo una gran experiencia bastante enriquecedora desde el punto de vista académico y personal, aprendí a superar algunos miedos que creo tenemos todos los que tratamos con la vida humana, y es a hacer procedimientos que a pesar no fueron la gran cosa, son algo invasivos y que pueden causar incomodidad, por ejemplo el simple hecho de colocar inyecciones y hacer citologías siempre hay miedo al hacerlas por primera vez.


También aprendí a dejar mi ego de un lado y pedir “interconsultas”, o sea preguntarle a la Doctora encargada cualquier duda y en algunos casos eran unas sencilleces, y también a trabajar en equipo, apoyarnos entre todos y tomar la mejor decisión para el paciente que definitivamente en algunos casos era difícil ya que no solo hay que tomar en cuenta las opciones terapéuticas y conducta a seguir sino adaptarnos al nivel económico en que se encuentra el paciente y sus limitantes, pero claro, sin dejar de lado lo que era mejor para el paciente.


Tuvimos que aprender a lidiar con situaciones muy difíciles donde nos sentimos atados de manos, casos donde el ambulatorio no había forma de tratar al paciente y estos no tenían ni como trasladarse al hospital donde sabíamos que igualmente tendrían que comprar hasta la más pequeña jeringa, esto era doloroso y por más que sea no tenemos corazón de piedra.

Una anécdota particular con respecto a esto fue el caso de una señora de 75 años que la primera semana nos visitó aproximadamente 3 veces por lo mal que se sentía, nosotros cumplimos en mandarle el tratamiento ideal pero en el fondo sabiendo lo casi imposible que se le haría comprarlo, sin embargo el ultimo día cuando íbamos de regreso a agarrar el transporte para irnos a nuestras casas nos encontramos a la señora que lucía muy bien y nos saludó con una sonrisa en la cara, estos son los pequeños detalles que realmente me llenan y me hacen sentir que realmente no me equivoque a elegir esta carrera.



Pastelitos cortesía de @osmy07



Comments 0