El juego diario. Tercera temporada. Lunes 7 de Diciembre de 2020. Compartir hermoso en el Ávila.


Dormí poco,lo que debo trabajar en regular,lo sé. Pero hoy sabía a donde iría y la energía estaba lista,como habitual es! Desayuné súper sencillo,queriendo fuese mejor por la exigencia que habría. Pero igual salí lleno de entusiasmo al encuentro con una amiga,sus dos hijas y una prima, también con su hija. Nos encontramos a unas 6 cuadras de donde vivo, allí fuí buscado en el carro de mí amiga.


Amado Ávila.

Haber ido con las niñas de mis amigas,nos hizo pensar que habrían momentos de pausas largas por no saber la resistencia de éstas. Pero mantuvieron una energía asombrosa y llegamos inclusive más arriba a donde se creía inicialmente;un lugar llamado el Mirador desde el cual se tiene una vista panorámica de la Ciudad Capital.


Vista del sitio en el Ávila visitado. Fotografías del presente post han sido tomadas con iPhone 8 de una amiga.
IMG-20201206-WA0014.jpg


Las fotografías con el teléfono de mi amiga,se visualizan con una calidad altísima, incluso cuando se aplica zoom antes de captar imagen.


Foto tomada por una amiga,la pose fué sugerida por ella.
IMG-20201206-WA0005.jpg


Con Andreina, la prima de amiga, interactúe agradable siendo que nos conocíamos. Tengo la capacidad de formar instantáneos nexos con personas. Por un momento del escarpado ascenso,hasta cargué a su hija Fabiana para ayudarla. El resumen del día fué un compartir lindísimo con todo lo realizado.


Foto grupal de con quienes compartí un bonito día.
Screenshot_20201206-225230.png


Al bajar del Ávila,fuimos a casa de amiga para allí comer unas sabrosas pizzas. Antes compré un refresco para colaborar y acompañar. Allí conocí a otra amiga de mi amiga, mamá de 3 niños (10,4 y 2 años) con los que en pocos minutos,ya estaban apegados a mí. Se me da eso con los niños y jóvenes.


Ya cerca de las 6 de la tarde, salí con amiga para acompañarla hasta Cua,ligar donde vive su mamá quien la ayuda con el cuidado de sus niñas. Fuimos los 4 en metro y ferrocarril. Dejamos a sus hijas con el abuelo y nos devolvimos. Era algo tarde pero siempre en nombre de Dios. Ya de vuelta en Caracas,mi amiga se bajó en una estación donde otra amiga la llevaría hasta su casa,y yo seguí hasta estación terminal y caminé rápido desde salida hasta llegar a donde vivo. Yo que entraba y mí amiga avisando que había llegado ya. Sentí alivio.


Ya en a casa,el esposo de una prima trajo para todos perros calientes que con refresco,todos comimos y compartimos. Y no es eso la vida?.


Cuesta asimilar que personas nuevas,en tan corto tiempo te den,hagan sentir estimaciones que familiares y amistades de mayor tiempo no... Bueno,nada carece de sentido.

Escrito de mi autoría.
Screenshot_20201207-082000.png


Los escritos compartidos,surten efectos de a poco que se deriva en nuevos cursos,todos de interés.


Quiero ya dormir.

Agradezco el existir.


Comments 0