Server sync... Block time in database: 1611197916, server time: 1653112362, offset: 41914446

Cartas al viento, Semana #1/Al poeta


Es emocionante tener la oportunidad de escribirle a esa persona tan especial. El gran poeta Miguel Hernández, será quien reciba mi carta al viento gracias a la maravillosa iniciativa de La pluma mágica.


finalConvertImage.jpg

¡Oh! Miguel

Es un placer para mi poder comunicarme contigo sin importar la lógica.
Menos aún debe importarnos el aspecto incorpóreo de esta misiva ya que se trata de un emocionante proyecto que consiste en dejar volar cartas a través de la magia de mis amigos de pluma.
Ellos no son aves, pero vuelan alto y podrán hacerte llegar mis palabras y mi abrazo. Espéralos allí, debajo de tu higuera bajo la sombra que cobijó tus tardes de poesía.

Ha pasado mucho tiempo desde que también escribías de plumas y vuelos en tu Nana de la cebolla y contabas los dientes de tu querida criatura entre lágrimas de luna.

La poesía te permitió reír y volar, burlar las dagas afiladas de la realidad, llorar y volver a ser tú mismo para cantarle a tu amada y a tu niño.

En este ejercicio mágico a manera de carta puedo contarte de la emoción inmensa que sentí cuando visité tu casa.
Entré sola, a esa hora cuando muere la tarde al silencioso patio donde aún se abrazan las ramas de tu inspiración. Recordé entonces el último verso de tu
Oda a la higuera

¡Aquí vuelve a empezar!, Eva, la vida.

Y supe que nunca te fuiste realmente. Somos muchos quienes te mantenemos vivo en el recuerdo y nos deleitamos leyendo tus poemas.

Tu corta vida arrebatada por las siempre injustas luchas políticas fue tan intensa que quedaste sembrado para siempre en el campo que amabas esparciendo al viento tu nombre y tu legado.

La vida y la muerte son así, no creen en el tiempo, pero están contenidos en él.

Caminé despacio tu universo y escuché la ausencia que quedó suspendida en tu morada cuando te detuvieron, también llegó a mi tu verso de protesta y añoranza. En tu casa, en tu pueblo, en la remembranza de todos, es allí donde tu presencia aún permanece latente.

Ni la guerra, ni tus detractores lograron amordazarte.
La enfermedad te abrazó muy joven y ante ella si te rendiste, no sin antes dejar tu inmenso legado para orgullo del pueblo que te venera y las generaciones que te siguen y admiran.

¡Oh! Poeta
Permanecerás por siempre porque eres de los grandes.

Por último y sin despedidas agradezco a quien me habló de ti y me descubrió la esencia de lo intangible. Sin eso hoy sería inútil enviarte una carta al viento.


Diseño sin título.jpg

La fotografia es de mi archivo personal y fue tomada con la cámara de mi teléfono


FxX5cZUEw6DD9wPuyak6Eu2UgAP6z9ixhZJFKiTep5ywJpHH2SPvFAqwe6GQqp7u7hwx7hauKK44Hoem6WxffVqyS7bivR8SWSSf4N73nyyp.jpeg


Comments 13