Buscando una casa en las estrellas


solar-system-439046__340.jpg

En un post anterior, les comentaba acerca de las posibilidades de encuentro con una civilización extraterrestre en proceso de expansión y que era una muy mala idea andar enviando mensajes sin embargo también existe la posibilidad de que seamos nosotros los responsables de crear esas civilización. En este sentido ya existen personas trabajando en todo el mundo, con el objetivo de conseguir nuestro segundo hogar en el universo. La Luna, Marte, Algunos asteroides y una base espacial forman parte de las opciones que en la actualidad de barajan.

Cada opción tiene determinadas ventajas y desventajas desde el punto de vista de la tecnología actual y parece muy difícil que tal objetivo se logre en el corto plazo.

El primer obstáculo es que las condiciones de vida en la tierra son consecuencia de una compleja combinación de elementos que llamamos Biosfera, la cual apenas comprendemos y que son difíciles de reproducir de manera artificial. El más completo experimento que hayamos hecho se desarrolla en la estación espacial internacional, la construcción humana de mayor tamaño hasta ahora, la cual debe ser abastecida frecuentemente con alimentos, agua, aire y repuestos para mantener su estructura, así como las vidas de sus residentes. Ya tenemos registros de astronautas que han comido lechugas cultivadas en el espacio, pero aun están trabajando en el resto de la ensalada.

Otro elemento no menos importa resulta en la justificación económica de la creación de una base permanente dura de la tierra. Similar a la actual ocupación antártica , las primeras bases se planifican con fines de investigación científica, con población de carácter rotativo, pero que dependerían principalmente de los recursos, información y servicios provenientes de la tierra. Si bien en la actualidad se discute la implementación de derechos de minería en los cuerpos celestes, resulta difícil justificar la instalación de una colonia permanente para la realización de actividades que pueden ser realizadas completamente por robots que no requieren un soporte vital.

space-1900352_960_720.jpg

Planes como la colonización a Marte, serán posibles en el mediano o largo plazo, con una preparación que llevaras de años a décadas antes de que pueda despegar el primer hombre con destino hacia el planeta rojo. Generar el soporte vital para una tripulación viable requerirá de la construcción, en el espacio, de una instalación tal vez más grande la actual EEI, dotada de recursos, materiales y la capacidad de resolver CUALQUIER PROBLEMA sin recursos provenientes de La Tierra, pero antes de eso deberán enviarse misiones robots que construyan el espacio vital que recibirá a la tripulación e instale el vehículo de escape, si es que piensan regresar.

La vida como la conocemos en la tierra es posible por el intercambio de millones de elementos, imposibles de controlar en la actualidad, el plancton, el polvo del desierto, los emisiones de azufre el el fondo del océano o el excremento de pájaros acumulado en las zonas costeras generan una serie de interacciones que nos proveen de los elementos que requerimos para la vida y que debemos reproducir, la satisfacción de cualquier necesidad humana requiere de la participación de millones de personas creando una economía, por lo que una comunidad cerrada compuesta por cientos o inclusos miles de personas, tendría problemas para satisfacer todas sus necesidades de manera autónoma, pensemos por ejemplo en todos los procesos que se requieren para construir una casa, una pieza de ropa o un automóvil.

Al respecto hay dos buenas noticias: la primera es que hay miles de personas en todo el mundo investigando en este sentido y la segunda es que aun nuestro planeta cuenta con recursos suficientes para una población del triple de la nuestra, por fortuna cada vez somos más consientes de que esos recursos no son infinitos y debemos usarlos con conciencia.

Gracias


Comments 0