MYSTERY STORIES CONTEST 🕵️‍♂️ / CONCURSO CUENTOS DE MISTERIO


image.png

GRACIAS POR SER TAN CREATIVAS CHICAS, AQUÍ MI PARTICIPACIÓN.

OBITUARIO

image.png
Foto cortesía de Freepik.

Siempre estaban las 3 juntas, inseparables. Eran una especie de secta.

Éramos muy jóvenes en ese momento, pero siempre fueron hermosas, delicadas a su manera.
Sobre todo Ella. Su cara de ángel. Su mirada.

Jamás lo hubiese imaginado.

Las seguía a distancia, oculto. Yo no era de los chicos populares.
Ellas tampoco claro, eran diferentes, irreales diría yo.
Jamás pasaron desapercibidas. Ella nunca más.
Las seguía dentro y fuera del colegio.

Generaban en mí una atracción que aún no puedo describir. Era una especie de amor, temor, intriga y dulzura lo que Ella despertaba en mí.

Quizás ya me estaba enloqueciendo y no lo sabía.

Me contemplo a mí mismo en ese tiempo, y no consigo entenderme.

image.png
Foto cortesía de Freepik.

Además de ellas, había algo más..
Siempre tenían consigo una especie de cofre de madera, pequeño y simple. Nunca se separaban de él. Nadie más lo tocaba. Lo celaban. Ante mis ojos carecía de valor.

Pero sí que lo tenía!.

Ella repetía mil veces que era de él, le pertenecía. Su alma y su corazón estaban allí.
Ella lo llamaba “el poeta”.
Lo amaba sin duda. Hablaba de sus versos, de lo interesante que era, del amor que le tenía y que pronto vendría en su búsqueda.

Yo moría de celos en silencio, no me atrevía a acercarme.

Un día Ella se fijó en mí. No sé si de tanto seguirla o dejé de ser invisible. Sus enormes y penetrantes ojos invadieron los míos abruptamente.
Ahora sé que fue su decisión.

Escuche de sus labios:

- ¿Vendrías conmigo?
La pregunta sonó un poco rara, ni siquiera puede asentir.

La seguiría hasta donde me lo pidiera.

Siempre caminaban las 3 juntas, atadas unas a otras. Pero esta vez yo iba detrás, más cerca de lo que jamás había imaginado.

La veía, la admiraba, la amaba.

No me percate hacia donde nos dirigíamos sino hasta llegar a una vivienda bastante descuidada. Sin embargo, parecía habitada.

- Es mi casa, llegamos. Me dijo.
Entramos.

Yo era el deshabituado obviamente. Ellas sabían exactamente dónde ir. Subieron unas escaleras algo desvencijadas y apareció una puerta.

Algo en el aire estaba diferente, no lo noté.

Ella, se aferraba al cofre de madera. Intranquila, ansiosa, nerviosa; hasta risueña.

pexels-drigo-diniz-3230126.jpg
Foto cortesia de Drigo Diniz en Pexels.

Pasamos a una habitación donde sólo había un espejo grande antiguo, sucio pero intacto.

Ella se colocó frente a él contemplando su propio reflejo.

Sus amigas se colocaron a cada lado; el reflejo de cada una era a medias. Ella inundaba la habitación.

Me quedé sin habla por un momento, sin moverme. Era tan bella.

No sabía que hacíamos allí, ni donde colocarme. Simplemente me quedé detrás contemplándola.

Y el tiempo se detuvo.

Abrió lentamente el cofre que apretaba entre brazos. De él emergieron muchísimos trozos de papel. Me sorprendió la cantidad que eran para tan pequeño compartimiento. Se dispersaron por toda la habitación, y parecían salir más de aquel cofre.

Agarré uno al vuelo y sólo puede leer la palabra

image.png
Foto cortesía de Freepik.

OBITUARIO.

Sin entender nada, el recorte siguió su recorrido dejándome atónito.

Sin buscarlo, llegó uno a mis manos.

Mis ojos no daban crédito a lo que estaba leyendo.
ERA SU OBITUARIO, EL DE ELLA.
Amarillento por el tiempo, redactado con dolor por una familia afligida y completamente destrozada.

“Accidente fatal….. fallece instantáneamente…contaba con 16 años..”
Era su foto, era Ella. Tenía su obituario en mis manos.

Al levantar la mirada, tenía sus ojos clavados en mí. Sus amigas a su lado sabían exactamente lo que estaba pasando.

- El viene por mí al fin!, me dijo.

- Tu amor vive en este cofre. Estabas destinado.

- Ellas también lo encontraron y esperan su momento.

- Nos volveremos a ver, lo sé.

Me sentí completamente aturdido y es lo último que recuerdo. Me fui.

Las palabras sin sentidos de sus 2 amigas, me trajeron de vuelta. No escuché que decían. Corrí muy lejos.

No las volvía a ver jamás.

Jamás pude hablar con nadie. No sé qué pasó.

A ellas 3 las recuerdo a diario, cada día, cada instante de mi vida.
Me he preguntado: ¿Qué habrá sido de la vida de sus amigas @belenguerra y @fendit?, ¿la habrán seguido o seguirán esperando su momento?.

@elclosetdebro.

Gracias Totales.

Fotos e historia inéditas de @elclosetdebro


Comments 0