Biografía (Ismael Urdaneta)


ISMAEL URDANETA
image.png

Ismael Urdaneta (1887-1928) es una de las figuras más atrayentes que nuestra región ha tenido. Aunque es de origen Trujillano, su vida desde niño estuvo vinculada a nuestra ciudad lacustre, sus estudios secundarios y universitarios a nuestras instituciones educativas. Estudió idiomas en la Universidad del Zulia de la que obtuvo su título de licenciado, con especialidad en francés. Conocedor de la literatura universal y de una marcada sensibilidad poética, comienza a vincularse a las más importantes agrupaciones literarias que, para esa fecha hacían vida cultural en el Maracaibo, principalmente el grupo Ariel (1901-1904), de la que formaba parte Jesús Semprum, uno de los más agudos críticos de la literatura del país.

Su vida es inseparable de su obra, estando ella vinculada a las distintas corrientes literarias que le tocó descubrir. La primera fue el romanticismo, de la que dejó huella en su libro “Corazón Romántico” (1908), más bien una separata de apenas diez composiciones, obra de un inexperto poeta, donde ya rezuma su grandeza como acertadamente intuiría su crítico Jesús Semprum. Se va a Caracas, la ciudad capital y comienza a colaborar en “El Cojo Ilustrado” (1906-1914), siendo esta revista el principal foro de las ideas y de las manifestaciones artísticas del país. Su espíritu de viajero, que él mismo afirma venía de sus correrías por el lago, lo lleva a viajar a Argentina (1911), donde el movimiento modernista se había afianzado y comienza a trabajar en algunos destacados periódicos: “la Prensa” y “La Nación”. Se traslada a Uruguay y conoce a José Enrique Rodó que lo emplea como secretario de redacción de “El Día”. Publica en Buenos Aires “Siembra y Vendimia” despertando elogiosos comentarios de escritores reconocidos. Libro de corte modernista.

En Francia (1913) llevaría su vida más intensa, porque al no poder vivir de su labor literaria y encontrarse en los albores de la primera guerra mundial, se hace soldado de la legión extranjera y recoge en ella las experiencias más desgarradoras que poeta alguno venezolano ha afrontado. Fruto de la guerra, el dolor, el hambre en las trincheras y del contacto definitivo con la vanguardia literaria francesa, de la que el poeta Apollinaire era figura capital, saldría a la luz “Poemas de la Musa Libre” que ha sido su libro más representativo y todavía con una vigencia que toca a tantas generaciones. Debido a una herida contraída en la guerra, entró en un círculo de sufrimiento, que lo llevó a volver a su patria (1927) y posteriormente a suicidarse de un disparo, dejando organizado con sus amigos, antes de ejecutar su última voluntad (el eco del último disparo), el manuscrito de “Poemas de la Musa Libre” (1928), de un lenguaje directo, donde sentimos que las metáforas son la profunda realidad sobre una geografía devastada por la explotación petrolera, las reminiscencias sobre una ciudad que ha perdido mucho de su encanto y que ordena bajo su ahora sensibilidad de futurista. Libro que expresa la profunda conciencia sobre lo efímero, como el pasar de las nubes: “¡Nuestra vida…! La quinta forma de la nube”.

Edixo Rosales


Comments 0