Server sync... Block time in database: 1611877464, server time: 1653319702, offset: 41442238

Valerin — Capítulo XI — Yo Soy Dorian — Parte I


Valerín

adult-1869001_640.jpg
Foto de Pixabay

Capítulo XI

Yo Soy Dorian

Parte I

No siempre fui así de solitario… Cuando era un niño solía ser como el "payaso" de mis amigos, en el buen sentido de la palabra.

Recuerdo que vivía en una granja, tenía un caballo llamado Zeus, era de color marrón con manchas blancas, yo amaba a ese caballo...

Cada sábado salía al bosque en Zeus; un día me detuve cerca de un lago, bajé de mi caballo y me senté a orillas del lago; pensaba tantas cosas que se me hace difícil recordarlas… Tenía apenas 10 años, pero siempre me ha gustado creer que he sido muy maduro desde pequeño, era feliz, amaba a mi familia y ellos me adoraban a mí; entre tanto pensar y pensar se me pasó el tiempo, pero algo llamó mi atención, escuché un ruido detrás de mi y al voltear vi a una niña, pensé "es la niña más hermosa que he visto", incluso podría describirla a la perfección, aunque prefiero no hacerlo… Se acercó a mí, su nombre era Luna… ¡que hermoso nombre!... Jugamos por el bosque, aún no anochecía pero igual ofrecí llevarla hasta su casa montando en Zeus, mis padres siempre me dijeron que un hombre debe ser caballeroso.

A partir de ese día, Luna y yo nos juntábamos a jugar o hacer cualquier travesura frecuentemente. Entre tanto compartir con ella, por su dulzura y belleza natural, terminó por gustarme… Pensé que no era momento para decirle, después de todo, ambos eramos aún unos niños.

Por otro lado, además de mi vida de "ensueño", tenía otra amiga… Ammyt… Ella era especial, la conocí en un sueño, al principio pensaba que era algo normal, un personaje de fantasía creado por mi mente, no le prestaba mucha atención, pero luego comencé a verla, incluso fuera de mis sueños, hasta que era algo normal tenerla a mi lado, ella comenzó a contarme cosas, solía predecir algunos sucesos algo, y nunca se equivocaba… Hablé con mi mamá, le conté que veía a una niña, que ella me hablaba y me decía que me cuidaría… Mi madre solo me decía que era una amiga imaginaria, que era algo normal en un niño, pero… Yo no sentía que fuera imaginaria… Estaba muy confundido, pero lograba distraerme estando con Luna o jugando fútbol...

Los años pasaron, ya tenía 14 años y muchos cambios en mi vida habían pasado… Mis padres ya no eran tan amorosos como antes, discutían con frecuencia, Zeus había enfermado, pero Luna siempre estuvo conmigo en esos malos momentos, era mi mejor amiga, pero sentía una muy fuerte atracción por ella… Ahora que había crecido, me había dado cuenta de que Ammyt nunca fue una imaginaria… Y que si me protegía, aunque a su modo…

ecuerdo un día cuando era más pequeño iba a pelear con un compañero de clases, nunca en mi vida había peleado, y estaba completamente asustado… Pero debía ir, no iba a quedar como un miedoso o algo por el estilo; ese niño era un bravucón, incluso recuerdo que días antes, había derribado a una niña por las escaleras.

Llegué al lugar, esperé y esperé… Nunca llegó… Decidí marcharme pero cuando iba saliendo del lugar, me topé con uno de sus amigos... Me contó que su padre había muerto, y que era esa la razón de que no se había presentado, al parecer tuvo un infarto…

Como muestra de respeto me presenté en el funeral, en ese lugar sentía una extraña sensación, no solo por lo que era, había algo más extraño fuera de todo eso... Cuando llegué a casa estaba Ammyt en mi habitación, se veía con un rostro casi demoníaco y me dijo… —El padre de tu compañero no murió de un ataque cardíaco —Me quedé paralizado al instante. Mientras lo decía caminaba hacia mí con una sonrisa placentera en su rostro.

—¿Qué quieres decir? —Respondí algo asustado, temeroso de querer saber la respuesta.

—Yo lo maté, Dorian. Te dije que siempre te iba a proteger ¿recuerdas?... Tuve ayuda de un viejo amigo, que también quería cobrárselas a ese niño estúpido, solo me encargué de poseer el cuerpo de aquel sujeto y hacerlo alucinar. En cuestión de minutos se volvió loco, mi amigo se encargó de ejecutarlo y yo me las ingenié para arreglar la escena y que pareciera una muerte natural…

—¿QUE? ¿quién es ese amigo? ¿Por qué tuviste que atacar al papá? Él no tenía nada que ver

—Tiene la culpa por no haber sabido educar a su hijo… Debo irme. —Dijo, ignorándome completamente.

—¡NO, yo hablando contigo! No irás a ningún lugar. —Respondí.

No dio respuestspuesta y simpledesapareció… Sentía algo de rabia pero me gustaba que él sufriera, sé que estaba mal pero no podía controlarlo…

Era algo completamente ajeno ajeno a mí...

Comments 5